Buscar este blog

sábado, 3 de noviembre de 2012

El modo inentendible - Sara Graciano

Retozamos en el lecho, y la piel del otro nos abrigaba, había una luz tenue cual película romántica, pero aquello que se batía en esa sabana no era un romance, era amor, del más puro y claro que se haya visto. Sus brazos rodearon mi cuerpo moribundo, y sus dedos pasearon tímidos cada centímetro de piel, y sus ojos, poco interesados en observar un cuerpo ya observado, miraban fijamente los míos con esa angustia que trae los finales. Mi cabello que se encontraba empapado en sudor, continúo empapándose con lágrimas, lloré con una alegría y una tristeza que jamás había combinado. Confesé cada cosa que sentía, estaba ebria, me había embriagado con sus besos, con su amor, con su locura, con su marcada indiferencia a lo que estaba pasando afuera.


Todo fue locura, ni siquiera éxtasis, solo locura…sus ojos mirándome con esa fuerza de huracán que nunca había visto en sus ojos, y su abrazo final lleno de llanto, y un “te amo” que salió de lo más profundo de su alma…su alegría y su tristeza cayendo por mis hombros, y la desnudez de nuestros cuerpos sin vergüenza. Me sentía más abrigada que nunca, aun cuando ni un pedacito de tela me cubría la piel. Y luego salió de mis labios ese: “yo también te amo pero de un modo inentendible”. Jamás había sentido algo igual, y creo que jamás volveré a sentir algo semejante…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...