Buscar este blog

viernes, 16 de noviembre de 2012

La lluvia nada en el lago - Sara Graciano

Te me acercas y llueve
Llueve en las cumbres de mi cuerpo
Y en la curvilínea luna que rodea mis caderas
Llueve en mi cuello, torre que exalta
La mirada que también llueve

Y llueve porque te veo como un lago
Que anda secándose y muere
Por lo pesada que se hace la vida
Si la descubres

Llueve en mis tibias manos,
Cuando te miro y no puedo hablarte
Porque te encuentras tan escondido,
Que ni la fuerza puede encontrarte

Llueve porque tu ausencia
Grita cuando me hablas
Y cuando tú gesto triste,
Me suplica que te ayude

Y llueve cuando recojo
Despojos de tu inocente locura
Llueve más cuando te vas, no te despides
Y pierdo la cordura

Tú te me acercas y llueve
Llueve en mis orejas
Cuando las tocas disimulando
Y llueve porque te quedas
Viendo el horizonte y no entiendo
No entiendo porque no entiendes
Que una mujer anda lloviendo
Porque te quiere, y quiere un beso,
De tu incomprensible amargura.

Yo lluevo por tu ternura,
Y tu laguna secándose
Yo lluevo porque me pones
Rosadas las manos,
Y sacas de mi todo aquello
Que alguna vez he desechado.

Y lluevo aun más
Porque quiero humedecer tu orilla
Y lluevo por temor a que te des cuenta,
De que llueve en mis ojos todas las noches,
Porque no quiero que sepas
Que quiero nadar en tu lago.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...