Buscar este blog

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Fragmento de Benedetti

2011
“Me acerqué, yo también miré cómo llovía, no dijimos nada por un rato. De pronto tuve conciencia de que ese momento, de que esa rebanada de cotidianidad, era el grado máximo de bienestar, era la Dicha. Nunca había sido tan plenamente feliz como en ese momento, pero tenía la hiriente sensación de que nunca más volvería a serlo, por lo menos no en ese grado, con esa intensidad. La cumbre es así, claro que es así. Además estoy seguro de que la cumbre es solo un segundo, un breve segundo, un destello instantáneo y no hay derecho a prorrogas.”


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...