Buscar este blog

sábado, 15 de marzo de 2014

A gotas de sal - Angélica Castañeda




¿Me permites llorar?
Que mientras me besas, la alacena se llene de sal
Tu sonrisa contra una boca.
Mi boca contra una sonrisa desconocida.
El cielo llora, ¿crees que podría hacerlo yo también?


Permítemelo…
Y prometo que pronto, voy a privarte de nuevo de estas gotas alicoradas
Por esta lluvia que nos moja
Nos derrite, nos congela.


¿Me permites llorar?
Y reír. Y llorar una vez más.
En medio de esta lluvia de sal para dos amigos extasiados
En medio de este mundo que quiere esposarnos
Muñeca contra muñeca.

Permíteme llorar
Llorarte porque te encierras en mi baúl avergonzado
También llorarme por no darte una llave
¡Y que puedas huir!
Huir de mi llanto. De ésta lluvia.

¿Me permites llorarnos?
Por nuestra muerte…
Y éste beso que es casi un réquiem
Llorar por tu dulzura que se pierde en esta sal

¿Me permites llorar en esta tarde?
De tus labios de azúcar, de mis besos…
Besos que quizás desconozcas.
En medio de este diluvio que pretende enamorarnos.

Demos rienda suelta a este llanto
Al tocar el agua tu boca… al tocarla, sentirás el sabor de prohibición
Confundiéndose mi llanto con el del cielo
Tu éxtasis… el que generosamente compartes
Prolongándose tu sonrisa con mis labios.

Déjame que llore ¿Lo harás?
Déjame darte una llave… pero ¿Vas a usarla?
Y llueve, Y tú sonríes
Y en mis ojos amenaza una tormenta
¿Vas a cubrirte?

Déjame, déjame…
Extasiarme y llorarte…
Déjame que quizás mientras bajan las gotas, mías y del cielo
Déjame, que nunca se sabe…
Quizás mientras caen, yo poco a poco empiece a quererte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...