Buscar este blog

martes, 18 de marzo de 2014

Las preguntas sostuvieron nuestra poesía - Sara Graciano

Alex Alemany - Escena interior
El zarzo se vio lleno de preguntas en esos tiempos en que vos y yo nos embriagábamos. Tantas se acumularon en la almohada y en el pecho, que nos rebosaron. No pudo la poesía fugarse por los pequeños orificios de quietud. Nuestra inquietud bombeaba día y noche atizando el fuego de la incertidumbre.

De eso se alimentó nuestra poesía, de preguntas, de las noches de desvelos y reflexiones. Del existencialismo propio de los de nuestra especie. De tu cabello largo, y mis jeans sueltos caminando juntos por una ciudad inundada de paradojas e incoherencias.

Nuestras preguntas fueron la hamaca de nuestra angustia, allí se forjó la placida ansiedad que nos vio muertos. Un fulgor irremediable consumió todo: demasiadas preguntas sin respuestas. Así fue como el santuario que formamos, se sostuvo con la duda y el desasosiego, entonces, como fuimos advertidos, se nos llenó la cama de preguntas, y la alacena ya no podía con cuestiones, y caímos en la penumbra de los temores, nos embriagamos la última vez en un recuerdo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...