Buscar este blog

viernes, 21 de noviembre de 2014

Cortejo fúnebre - Sara Graciano

Natalie Shau, Carmine
Se disuelve entre las penas la humanidad.
Y no vuelve a sentir la humanidad,
Y no puede gritar, y no puede callar,
Y no puede llorar la humanidad.

Cual veneno en la garganta que pasó, 
Ha vencido el revés a la humanidad,
Y se ha inventado la desfachatez,
Se ha hecho un nudo inmenso de mediocridad.

Y corre como sangre la humanidad,
Por todos los rincones donde ve
A ocultarse del horror, y la humanidad,
No huye de existir, ¿Qué más dolor?

Intenta conseguir la dirección,
Y corre sin sentido hasta el cantón,
Se agolpan las ideas y pasión,
Abre la cerradura, la humanidad…

Canta canciones tristes sin razón,
Vuela estando quieta, la humanidad,
Teme a la oscuridad que gran error,
Inunda las ciudades de fulgor.

Se va cayendo débil la humanidad,
Y rueda por montañas y en raudal,
Se eleva con el viento sin luchar
Se viene peña abajo la humanidad.

Se olvida de la muerte, la humanidad,
Se siente tan tranquila en soledad,
Busca motivo alguno de vivir,
Se ahoga en el caudal de su aflicción.

Viene sufriendo apenas la labor,
Pensar, reír, sentir que le tocó,
Y a diario quiere echarse y desistir,
Soltar la cuerda que le ata a vivir.

Y siente apenas hoy esa opresión,
De amanecer y ver la humanidad,
Hirviendo en tanta ausencia de ilusión,
Sonando tanta hartura en el reloj,
Quemando las entrañas el sopor,
Esperando la piedad y la destrucción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...