Buscar este blog

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Posdata - Sara Graciano

Ryan McGinley
Sin embargo, te confieso,
Que mi pasión por ti no se muere,
Y que te recuerdo constantemente:
Tu cuerpo en un abrazo perfecto,
La luna posada en tu mejilla izquierda,
La llama de tus ojos al verme.

No te dije que fue un sueño verte en las noches,
Verte esa noche despierto,
Y amanecer con los pies descalzos,
A la orilla de tus brazos,
Y de tu aliento en mi pelo.

No te conté tantos sueños e ilusiones reprimidas,
Agotadas por el duelo, de esta dolorosa despedida;
Sumergidas en miradas, en suspiros y canciones,
En las cosas que te decía con mis ojos mientras dormías.

No te dije que viví la felicidad suprema a tu lado,
Que me daba ansiedad verte,
Que la noción del tiempo olvidaba,
Que flotaba si me decías que me amabas.

Y no escribí tampoco que te amé profundamente
Que rescataste mi ternura
Que te pienso y te extraño,
Que iría a donde fuera solo por darte un beso.
Que quedarás en mí indeleble,
Que no harás parte de mi pasado.

Y sin embargo, hoy me despido,
Aun sabiendo que te amo,
Que no te borraré de mi cuerpo,
Que quedarás en mí tatuado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...