Buscar este blog

domingo, 30 de agosto de 2015

La última muerte - Sara Graciano

Mujer en una hamaca, Francisco Jiménez Berbell
Encuentro a Alicia desnuda en una hamaca llorando. El crepúsculo la dibuja con su magia de carmines y anaranjados.

Cuando me acerco, descubro que tiene un esfero en la mano y que unas hojas arrugadas y manchadas están tiradas en el suelo.

Si no fuera por las lágrimas de Alicia y sus enormes ojos, ya rojos e hinchados por el llanto, yo pensaría que acaba de tener una fogosa faena con su propio cuerpo.

Despeinada y toda tirada sin aliento en la hamaca, me mira y sonríe levemente y yo me estremezco de dulzura. La veo hermosa, y curiosamente más atractiva que nunca. Me parece que todas las canciones de Yann Tiersen y de Ludovico Einaudi, se posaron en su cuerpo y en sus ojos.

Alicia, sombra derramada en mi pecho, me abraza y llora de nuevo como quien agradece la aparición y al mismo tiempo la lamenta. Me dice al oído mientras me aprieta muy fuerte: “He muerto Mauricio”. Y yo, frágil por mi existencia y por saberme culpable de mi presencia en su vida, comienzo a llorar con ella.

El río carmesí que corre por su cuello, me indican que Alicia ha muerto por última vez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...