Buscar este blog

miércoles, 14 de marzo de 2018

Prosa de anoche - Sara Graciano

Anoche dormías en mi cama,
y yo tocaba tu mano.
El aire se espesaba,
y aceleraba los pulsos.
La lengua nos palpitaba,
teníamos que hablar de las dudas.

En una bocanada
te asaltaron las ideas,
y ya no estabas tranquilo,
tenías que resolverlas.

Sugeriste un triste beso
para aliviar la zozobra,
yo en cambio pensé que el tiempo,
iba a liberar el ahogo.

Pero anoche dormiste en mi cama,
y sólo recitamos prosa,
no mordimos la manzana,
ya extremadamente roja,
calcinamos el deseo,
lo abatimos con la sorna,
y en las palabras menguamos
el sofoco de la noche.

Helaron mis pies por el frío,
y mi pecho ardía extasiado,
tus ojos miraban tibios,
la estrechez de nuestro lazo

Anoche dormiste en mi cama,
y el aire estaba tan denso,
que mi pecho casi se estalla
y no paraba el barullo,
se nos entraron fantasmas,
con rostros que habíamos visto,
y los recuerdos lloraron,
al sentirse tan oscuros.

Anoche encontré en la sombra,
tus ojos de tamarindo,
me pregunté inundada,
si todavía eras mío,
y me respondió tu seda,
cayéndome tibia en el cuello,
que no existen otras vidas,
si la mía no está en tu historia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...