Buscar este blog

lunes, 7 de mayo de 2018

Ciudad - Sara Graciano

Todos los derechos reservados, Sara Graciano, 2018

Ciudad:
espero tus horas con paciencia,
para verte cambiar de colores.
Deseo verte abrir los ojos, tanto,
como deseo verte cerrarlos.
Siento ternura en todo,
y a veces también nostalgia.

Otras veces vago por tus faldas,
ebria de tanta fiesta
y un poco encandilada por la luz amarilla
que hace ver las calles y escaleras
como prendidas de fuego.

A veces también te piso,
inconsciente
de que voy recorriendo tu alma,
y entonces,
algún ventarrón me despeina,
te sonrío,
te beso,
te guardo en mi memoria.

En cualquier momento estoy cruzando el río,
por un puente que me pinta
siluetas reveladoras:
al sur,
edificios,
al norte,
un pesebre.

Me recuesto en la ventana del bus,
atenta a las aceras y los negocios,
abstraída de la posición que mi masa ocupa.
Te veo tan colorida,
te siento tan olorosa.
A veces tan negra
y otras veces anaranjada
y otras,
otras veces,
te veo multicolor,
puro arcoíris.

Deambulo por las lomas,
por los bares,
por los chuzos de empanadas,
por las revuelterías
y los parques.

Todo es tan bello
como el olor a tierra húmeda
que se extiende
cuando llueve sobre tus solares y patios.

Medellín desde Santo Domingo
Todos los derechos reservados, Sara Graciano, 2014

Me conquistan las sandías
puestecitas en carretas,
y también los mangos biches.
Las telas,
los hilos
y las papelerías.

Ruedo por tus montañas,
llenas de casas y casitas,
imaginando las vidas
de quienes las habitan.

Me siento en un muro de un barrio alto,
te observo detenidamente
moviéndote todo el tiempo,
seduciendo a tus transeúntes.
Recuerdo con claridad
tu olor a ganjah,
el sonido de los buses
frenando en las curvas de tus faldas.

Te siento,
te respiro,
te bailo en un bar de salsa,
te canto en un bar de metal,
te bebo,
a sorbos,
en un bar de tango.

Me conmueves
y te temo,
te desprecio
y te idolatro,
te camino lentamente
cuando necesito hablarte,
te recorro velozmente,
cuando necesito huirte.

Me recuesto en tu cemento,
me acaloro con tus injusticias,
me inundo con tus muertes,
y en cada versión que conozco
de tu carácter e historia,
más me dueles, más me pierdo,
con más pasión me enamoro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...